(NATIVA103.5FM) Victor Manuelle defiende las fusiones con artistas urbanos (NATIVA103.5FM) “Una nota mágica, homenaje a los tres tenores” es el nombre de la gira con la que recorre el mundo y se presentará el 13 de septiembre en el Palacio de los Deportes de la capital dominicana (NATIVA103.5FM)J Balvin pide a padres poner atención a los que escuchan sus hijos (NATIVA103.5FM) Ariana Grande reanuda gira en París tras atentado de Mánchester (NATIVA103.5FM) Así luce Jennifer López con cara lavada y sin extensiones (NATIVA103.5FM)Rafa Rosario presenta su novia y le preguntan si se trata de su hija (somos) música y noticias las 24 horas. esta pagina es actualizada varias beses al día


-


NUEVA YORK. Las autoridades no han acusado de asesinato ni homicidio a los dominicanos Garibaldi Castillo y Julio Salcedo, acusados de cultivar marihuana artificialmente en una casa que explotó en El Bronx y donde murió un subjefe de los bomberos.
No obstante, los cargos podrían agravarse según avancen las investigaciones, dijeron los fiscales el martes cuando ambos hombres fueron presentados en una nueva vista ante el juez del caso.
Hasta ahora, Salcedo y Castillo están acusados de cultivo ilegal de marihuana y asalto, la que podría escalar a asesinato en primer grado, dependiendo de las conclusiones de los investigadores.
La explosión se produjo a finales de septiembre de 2017. Salcedo y Castillo están presos sin derecho a fianza.
Castillo se enfrenta a cargos de asalto y posesión criminal de marihuana y Salcedo es imputado de cultivar marihuana con sustancias inflamables.
Los investigadores indagan todavía si las sustancias químicas usadas por Salcedo para cosechar la hierba narcótica causaron la explosión de la vivienda, situada en la calle 234 y rentada a su nombre, que provocó la muerte del oficial de bomberos Michael Fahy.
En la casa, ellos tenían plantas de marihuana del tamaño de pequeños árboles.
El estallido se produjo cuando bomberos y policías respondieron a una llamada al 911, reportando un escape en una tubería de gas.
La residencia estaba bajo investigación por trasiego de drogas, dijeron las autoridades, pero hasta que no concluyan las investigaciones no está claro si el estallido tuvo que ver con el laboratorio de la droga o con la fuga de gas.
La casa está situada en la calle 234 Oeste en el vecindario Kingsbridge y tenía tres pisos llenos de macetas de plantas de marihuana, algunas del tamaño de árboles pequeños.
Los fiscales revelaron, durante la acusación a Castillo, que la explosión mató al oficial Fahy, quien dirigía un batallón de los bomberos en El Bronx.
Los investigadores dicen que la casa estaba cerrada, y bien aislada con bolsas de plástico, que cubrían las ventanas a fin de mantenerlas selladas y garantizar más calor para el cultivo ilegal de la hierba psicotrópica.
Un fertilizante líquido, usado en la plantación artificial, es altamente inflamable. Ttambién había un tanque de helio de gran tamaño.
La Oficina contra Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) es una de las muchas agencias que forman parte de la investigación.
Salcedo renunció a su derecho a una audiencia de extradición en Nueva Jersey, donde fue arrestado. Luego fue trasladado a Nueva York, donde fue procesado judicialmente.
La policía dice que Salcedo salió corriendo cuando los bomberos llegaron la mañana de la explosión y que se aspiraba un fuerte olor a gas.

No acusan de asesinato a dominicanos involucrados en explosión en que falleció bombero



NUEVA YORK. Las autoridades no han acusado de asesinato ni homicidio a los dominicanos Garibaldi Castillo y Julio Salcedo, acusados de cultivar marihuana artificialmente en una casa que explotó en El Bronx y donde murió un subjefe de los bomberos.
No obstante, los cargos podrían agravarse según avancen las investigaciones, dijeron los fiscales el martes cuando ambos hombres fueron presentados en una nueva vista ante el juez del caso.
Hasta ahora, Salcedo y Castillo están acusados de cultivo ilegal de marihuana y asalto, la que podría escalar a asesinato en primer grado, dependiendo de las conclusiones de los investigadores.
La explosión se produjo a finales de septiembre de 2017. Salcedo y Castillo están presos sin derecho a fianza.
Castillo se enfrenta a cargos de asalto y posesión criminal de marihuana y Salcedo es imputado de cultivar marihuana con sustancias inflamables.
Los investigadores indagan todavía si las sustancias químicas usadas por Salcedo para cosechar la hierba narcótica causaron la explosión de la vivienda, situada en la calle 234 y rentada a su nombre, que provocó la muerte del oficial de bomberos Michael Fahy.
En la casa, ellos tenían plantas de marihuana del tamaño de pequeños árboles.
El estallido se produjo cuando bomberos y policías respondieron a una llamada al 911, reportando un escape en una tubería de gas.
La residencia estaba bajo investigación por trasiego de drogas, dijeron las autoridades, pero hasta que no concluyan las investigaciones no está claro si el estallido tuvo que ver con el laboratorio de la droga o con la fuga de gas.
La casa está situada en la calle 234 Oeste en el vecindario Kingsbridge y tenía tres pisos llenos de macetas de plantas de marihuana, algunas del tamaño de árboles pequeños.
Los fiscales revelaron, durante la acusación a Castillo, que la explosión mató al oficial Fahy, quien dirigía un batallón de los bomberos en El Bronx.
Los investigadores dicen que la casa estaba cerrada, y bien aislada con bolsas de plástico, que cubrían las ventanas a fin de mantenerlas selladas y garantizar más calor para el cultivo ilegal de la hierba psicotrópica.
Un fertilizante líquido, usado en la plantación artificial, es altamente inflamable. Ttambién había un tanque de helio de gran tamaño.
La Oficina contra Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) es una de las muchas agencias que forman parte de la investigación.
Salcedo renunció a su derecho a una audiencia de extradición en Nueva Jersey, donde fue arrestado. Luego fue trasladado a Nueva York, donde fue procesado judicialmente.
La policía dice que Salcedo salió corriendo cuando los bomberos llegaron la mañana de la explosión y que se aspiraba un fuerte olor a gas.