(NATIVA103.5FM) Senadores aprueban en segunda lectura proyecto de ley contra lavado de activos y terrorismo (NATIVA103.5FM) Prorrogan por 7 días detenciones en Perú de exgobernador de Cuzco y abogado (NATIVA103.5FM) Presentan en Honduras proyecto de saneamiento del sistema sanitario Licey al Medio (NATIVA103.5FM) Reinaldo Pared pide confiar en proceso de elección de miembros de las altas cortes (NATIVA103.5FM) Matan un teniente de la Policía Nacional y lo despojan de su arma de reglamento (NATIVA103.5FM) Condenan a cinco años de prisión a falsificador de marbetes y comprobantes fiscales (somos) música y noticias las 24 horas. esta pagina es actualizada varias beses al día


-


SANTO DOMINGO. Nueve años después de su primer destino en República Dominicana, a la que llegó como cónsul, Jaime Lacadena se despide. El hasta ahora Embajador de España en el país es requerido de vuelta en el Ministerio, en Madrid, desde donde trabajará temas relacionados con Iberoamérica.
“Me voy con muchísima pena, siempre es duro irse de cualquier país. Con los recuerdos, amigos, pero aquí hay muchas más vivencias. Y queriendo apoyarlos desde mis nuevas funciones... el Presidente me ha agradecido mucho el apoyo que siempre les he dado, y es verdad, lo he hecho de corazón”.
–¿Cómo ha sido la evolución en cuatro años de la relación entre los dos países?
Es una Embajada en un país en el que existe una colectividad de 26.500 españoles inscritos, con un aumento muy notable en los últimos años, lo cual ayuda a la institucionalidad de la propia colectividad española. No es solo una Embajada, digamos “económica”. Es una colectividad no solo numerosa en proporción al tamaño del país, sino importante en la influencia que tienen los españoles, el respeto, la admiración que se tiene por la colectividad española y el peso económico, político, cultural y social que tiene. Ese es un factor muy importante en la Embajada.
–La diplomacia mundial es cada vez más una diplomacia con mandato más comercial que estratégico o político...
Obviamente, esta Embajada tiene un componente comercial, empresarial y económico muy notable. Aunque comercial no tanto, porque desgraciadamente las relaciones comerciales entre España y las naciones de América Latina son mucho menores de lo que los números de nuestras inversiones podrían hacer esperar. Pero es una Embajada económica también en la medida en que surgen a veces asuntos en los que tenemos que tratar con las autoridades dominicanas en busca de la solución de alguna cuestión. Se lo dije al Canciller Morales Troncoso en su momento, que jamás diría en público una expresión negativa hacia la República Dominicana en ningún aspecto. Pero, que a cambio de eso, quería tener un diálogo franco, un diálogo de confianza, fluido sobre cualquier asunto que en un momento dado podría inquietarnos a nosotros o inquietar al gobierno. Y eso ha funcionado con los tres cancilleres con los que hemos tenido ocasión.
–Tres cancilleres de perfiles muy diferentes, además.
Sí. A Carlos Morales realmente le guardo un gran afecto, tengo un gran recuerdo y fue una lástima su pérdida. Lo conocí cuando yo era cónsul aquí, y encontrarme de vuelta con él cuando presenté credenciales al Presidente Leonel Fernández fue muy bueno. Con Andrés Navarro la relación fue igualmente extraordinaria, hoy día es un gran Ministro de Educación y fue un gran canciller. En Relaciones Exteriores sus puertas siempre estuvieron abiertas para mí y creo que para el resto de los embajadores también. Establecimos con el entonces ministro García Margallo un mecanismo de diálogo precisamente enfocado en el sector empresarial, en las inversiones españolas para estudiar juntos y apoyarnos mutuamente en aquellos conflictos o situaciones en las que podía haber alguna dificultad. Desde la primera reunión Navarro incorporó representantes de otros sectores, no solamente de los sectores económicos del gobierno sino también de los sectores jurídicos, de fomento de inversiones, y realmente eso funcionó. Hoy en día con Miguel Vargas tengo una relación personal muy estrecha también, y el diálogo es franco, es fluido, y en ese sentido, siento que a lo largo de toda mi misión, he sido honrado con la amistad de los tres cancilleres y al mismo tiempo, como Embajada de España hemos recibido un apoyo permanente.
Institucionalidad dominicana
“Creo que a veces se abusa de ciertas expresiones, porque lo cierto es que institucionalmente la República Dominicana es un país completo en el sentido de que tiene todos los instrumentos que forman parte del armazón jurídico del Estado de Derecho, y por lo tanto siempre hay dónde acudir”.
Algunos empresarios españoles han denunciado problemas de seguridad jurídica ¿Cuál es su opinión?
En la vida, en las relaciones humanas, en las relaciones económicas, comerciales, en cualquier forma de negocio o empresa, pueden surgir dificultades o las cosas no necesariamente van como uno se ha imaginado a la hora de hacer la inversión. Uno ha visto un escenario, pero este puede variar, la inversión económica-internacional puede cambiar hacia peor o hacia mejor, y las cosas no ser exactamente como estaban previstas.
La realidad es que yo creo que a veces se abusa de ciertas expresiones, porque lo cierto es que institucionalmente la República Dominicana es un país completo en el sentido de que tiene todos los instrumentos que forman parte del armazón jurídico del Estado de Derecho, y por lo tanto siempre hay dónde acudir.
Es verdad que ha habido algunas ocasiones en las que determinados proyectos han tenido alguna dificultad que no estaba prevista o casos, por ejemplo, en los que después de ganar una licitación, se han encontrado con alguna dificultad con la que no se contaba. Lo que sí quiero decir es que en todo momento hemos estado desde la Embajada en contacto con estos empresarios que han tenido inquietudes y se han trasladado esas inquietudes a las autoridades dominicanas correspondientes, donde todo problema que ha surgido ha sido acogido con interés, se ha estudiado; en algunos casos se ha solucionado, en otros está en camino solucionarse.
Lo que quiero decir es que puede haber empresarios y empresas que puedan sentirse descontentas de cómo les ha ido. Yo creo que la inmensa mayoría son los que están satisfechos.
Siempre lo he dicho y me voy de aquí repitiéndolo, que este es un magnífico país para invertir, que es un magnífico país para hacer negocios, buenos negocios, que es un magnífico país con el que cooperar, donde crear riqueza, puestos de trabajo. Siempre, siempre hemos contado con el interés y el apoyo de las autoridades dominicanas. En ningún caso se han cerrado las puertas.
Embajador, después de cuatro años vuelve a una Europa que es un escenario muy cambiado.
Yo soy un iberoamericanista convencido. Por supuesto que el ingreso de España a la Unión Europea ha traído ventajas, prosperidad y crecimiento de nuestro país en todos los órdenes. Eso es absolutamente innegable. Eso ya forma parte del acervo, de nosotros mismos, de qué somos los europeos. Pero yo creo que el componente iberoamericano en España, que me gusta resaltar siempre, es algo que quizás conviene recordarle a nuestros compatriotas. Es decir, el hecho de que no se puede entender a España sin esa vertiente iberoamericana. Nosotros somos un país iberoamericano que está geográficamente en pleno continente europeo, pero realmente tenemos una condición de país iberoamericano que compartimos con los países latinoamericanos, y eso, yo creo que no solamente está en nuestro ser, no solamente lo llevamos en la sangre, no solamente es cultura... Es prácticamente todo, hoy en día uno no tiene más que ver la cantidad de asociaciones iberoamericanas de prácticamente ante cualquier cosa.
Hay algo que a mí me interesaría resaltar y es que en un mundo en el que cada vez más se discute sobre las migraciones, donde muchas veces se asocia al emigrante con lo ilícito, con lo ilegal, con el delito y se ponen barreras... yo creo que precisamente el espacio iberoamericano es un ejemplo de cómo las migraciones son extraordinariamente positivas para nuestros países, de cómo los migrantes son favorablemente recibidos en todas nuestras naciones y como la emigración contribuye a crear riqueza.
Creo que si hay una región en el mundo donde no han surgido partidos que tengan como bandera el rechazo al ajeno, el rechazo al diferente, ese es el mundo Iberoamericano y eso es algo de lo que quizás deberíamos presumir más.
Mundo iberoamericano
“Creo que si hay una región en el mundo donde no han surgido partidos que tengan como bandera el rechazo al ajeno, el rechazo al diferente, ese es el mundo Iberoamericano y eso es algo de lo que quizás deberíamos presumir más”.
Cada vez hay más españoles dominicanos. O dominicanos españoles...
Es difícil de cuantificar porque no todos regresan y se registran en el Consulado en Santo Domingo. A fin de cuentas, si regresan están en su país y no sienten esa necesidad. Lo que sí es verdad es que la gente es cada vez más consciente de que debe cumplir con una serie de formalidades que al fin y al cabo en ningún caso le perjudican, y si le beneficia al ciudadano español que se inscribe en el Consulado, en el Registro de Nacionales. Puede y debe inscribir aquellas circunstancias de su vida como el nacimiento, el matrimonio, que debe figurar en el Registro Civil Consular y de ahí ir al Registro Civil Central; la obtención y el uso de pasaportes de gente que viaja habitualmente y, bueno, contar con un pasaporte español además del de su país, puede ser de gran utilidad.
También, es verdad que la población española en República Dominicana se ha incrementado sobre todo en regiones donde no había una gran colectividad como es el caso del Este. El peso de las empresas españolas y la presencia española en el sector turístico hacen también que en la región donde ese sector turístico tiene mayor incidencia haya aparecido una colectividad.
¿Cuál es su nuevo destino?
El destino es Madrid, ya son prácticamente 12 años y medio los que he estado fuera. He estado en tres destinos en este período, y me toca regresar al Ministerio. Creo que es buen momento para hacerlo profesionalmente, pues volver al Ministerio es importante, pues es ahí donde se toman las decisiones, donde uno puede adquirir una visión de conjunto, una visión un poquito más global. Voy a trabajar en el área iberoamericana donde llevo más de 25 años, desde el año 91, cuando precisamente me incorporé al Consulado en Santo Domingo, y desde entonces, no he dejado de trabajar con Iberoamérica. Y espero que mi próximo destino sea también cruzando el charco...
Alejandro Abellán, nuevo Embajador español
“Mi sucesor es Alejandro Abellán, que yo creo que hará una magnífica misión aquí. Viene del área de la Unión Europea y está muy informado, concienzudamente, de nuestras relaciones bilaterales. En el caso dominicano, el relevo se produce cuando el embajador de allá tiene menos tiempo, creo que dos años tenía Aníbal de Castro en Madrid. Aníbal, aparte de mi amigo ha sido un magnífico embajador y realmente sé que en la Cancillería y en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid, están extraordinariamente satisfechos por la labor que ha hecho en estos dos años. Ha impulsado muchísimo las relaciones y ha fomentado la creación de una Cámara de Comercio Dominicana en España.”
Olivo Rodríguez, nuevo Embajador dominicano
“Olivo Rodríguez va a hacer una labor magnífica. Es un hombre brillante, un jurista brillante, es una persona muy próxima al Presidente de la República, por lo cual es bueno también porque va a tener un hilo directo con el Presidente. Eso acerca mucho y te da una gran capacidad de maniobra porque puede transmitir de primera mano las informaciones tanto en una dirección como en otra. Es un hombre que quiere mucho a España, que conoce bien nuestro país y la verdad es que yo le auguro una magnífica Embajada, y que además me tendrá allá para ayudarle en todo lo que necesite.”

Jaime Lacadena: “España es un país iberoamericano que está en pleno continente europeo”



SANTO DOMINGO. Nueve años después de su primer destino en República Dominicana, a la que llegó como cónsul, Jaime Lacadena se despide. El hasta ahora Embajador de España en el país es requerido de vuelta en el Ministerio, en Madrid, desde donde trabajará temas relacionados con Iberoamérica.
“Me voy con muchísima pena, siempre es duro irse de cualquier país. Con los recuerdos, amigos, pero aquí hay muchas más vivencias. Y queriendo apoyarlos desde mis nuevas funciones... el Presidente me ha agradecido mucho el apoyo que siempre les he dado, y es verdad, lo he hecho de corazón”.
–¿Cómo ha sido la evolución en cuatro años de la relación entre los dos países?
Es una Embajada en un país en el que existe una colectividad de 26.500 españoles inscritos, con un aumento muy notable en los últimos años, lo cual ayuda a la institucionalidad de la propia colectividad española. No es solo una Embajada, digamos “económica”. Es una colectividad no solo numerosa en proporción al tamaño del país, sino importante en la influencia que tienen los españoles, el respeto, la admiración que se tiene por la colectividad española y el peso económico, político, cultural y social que tiene. Ese es un factor muy importante en la Embajada.
–La diplomacia mundial es cada vez más una diplomacia con mandato más comercial que estratégico o político...
Obviamente, esta Embajada tiene un componente comercial, empresarial y económico muy notable. Aunque comercial no tanto, porque desgraciadamente las relaciones comerciales entre España y las naciones de América Latina son mucho menores de lo que los números de nuestras inversiones podrían hacer esperar. Pero es una Embajada económica también en la medida en que surgen a veces asuntos en los que tenemos que tratar con las autoridades dominicanas en busca de la solución de alguna cuestión. Se lo dije al Canciller Morales Troncoso en su momento, que jamás diría en público una expresión negativa hacia la República Dominicana en ningún aspecto. Pero, que a cambio de eso, quería tener un diálogo franco, un diálogo de confianza, fluido sobre cualquier asunto que en un momento dado podría inquietarnos a nosotros o inquietar al gobierno. Y eso ha funcionado con los tres cancilleres con los que hemos tenido ocasión.
–Tres cancilleres de perfiles muy diferentes, además.
Sí. A Carlos Morales realmente le guardo un gran afecto, tengo un gran recuerdo y fue una lástima su pérdida. Lo conocí cuando yo era cónsul aquí, y encontrarme de vuelta con él cuando presenté credenciales al Presidente Leonel Fernández fue muy bueno. Con Andrés Navarro la relación fue igualmente extraordinaria, hoy día es un gran Ministro de Educación y fue un gran canciller. En Relaciones Exteriores sus puertas siempre estuvieron abiertas para mí y creo que para el resto de los embajadores también. Establecimos con el entonces ministro García Margallo un mecanismo de diálogo precisamente enfocado en el sector empresarial, en las inversiones españolas para estudiar juntos y apoyarnos mutuamente en aquellos conflictos o situaciones en las que podía haber alguna dificultad. Desde la primera reunión Navarro incorporó representantes de otros sectores, no solamente de los sectores económicos del gobierno sino también de los sectores jurídicos, de fomento de inversiones, y realmente eso funcionó. Hoy en día con Miguel Vargas tengo una relación personal muy estrecha también, y el diálogo es franco, es fluido, y en ese sentido, siento que a lo largo de toda mi misión, he sido honrado con la amistad de los tres cancilleres y al mismo tiempo, como Embajada de España hemos recibido un apoyo permanente.
Institucionalidad dominicana
“Creo que a veces se abusa de ciertas expresiones, porque lo cierto es que institucionalmente la República Dominicana es un país completo en el sentido de que tiene todos los instrumentos que forman parte del armazón jurídico del Estado de Derecho, y por lo tanto siempre hay dónde acudir”.
Algunos empresarios españoles han denunciado problemas de seguridad jurídica ¿Cuál es su opinión?
En la vida, en las relaciones humanas, en las relaciones económicas, comerciales, en cualquier forma de negocio o empresa, pueden surgir dificultades o las cosas no necesariamente van como uno se ha imaginado a la hora de hacer la inversión. Uno ha visto un escenario, pero este puede variar, la inversión económica-internacional puede cambiar hacia peor o hacia mejor, y las cosas no ser exactamente como estaban previstas.
La realidad es que yo creo que a veces se abusa de ciertas expresiones, porque lo cierto es que institucionalmente la República Dominicana es un país completo en el sentido de que tiene todos los instrumentos que forman parte del armazón jurídico del Estado de Derecho, y por lo tanto siempre hay dónde acudir.
Es verdad que ha habido algunas ocasiones en las que determinados proyectos han tenido alguna dificultad que no estaba prevista o casos, por ejemplo, en los que después de ganar una licitación, se han encontrado con alguna dificultad con la que no se contaba. Lo que sí quiero decir es que en todo momento hemos estado desde la Embajada en contacto con estos empresarios que han tenido inquietudes y se han trasladado esas inquietudes a las autoridades dominicanas correspondientes, donde todo problema que ha surgido ha sido acogido con interés, se ha estudiado; en algunos casos se ha solucionado, en otros está en camino solucionarse.
Lo que quiero decir es que puede haber empresarios y empresas que puedan sentirse descontentas de cómo les ha ido. Yo creo que la inmensa mayoría son los que están satisfechos.
Siempre lo he dicho y me voy de aquí repitiéndolo, que este es un magnífico país para invertir, que es un magnífico país para hacer negocios, buenos negocios, que es un magnífico país con el que cooperar, donde crear riqueza, puestos de trabajo. Siempre, siempre hemos contado con el interés y el apoyo de las autoridades dominicanas. En ningún caso se han cerrado las puertas.
Embajador, después de cuatro años vuelve a una Europa que es un escenario muy cambiado.
Yo soy un iberoamericanista convencido. Por supuesto que el ingreso de España a la Unión Europea ha traído ventajas, prosperidad y crecimiento de nuestro país en todos los órdenes. Eso es absolutamente innegable. Eso ya forma parte del acervo, de nosotros mismos, de qué somos los europeos. Pero yo creo que el componente iberoamericano en España, que me gusta resaltar siempre, es algo que quizás conviene recordarle a nuestros compatriotas. Es decir, el hecho de que no se puede entender a España sin esa vertiente iberoamericana. Nosotros somos un país iberoamericano que está geográficamente en pleno continente europeo, pero realmente tenemos una condición de país iberoamericano que compartimos con los países latinoamericanos, y eso, yo creo que no solamente está en nuestro ser, no solamente lo llevamos en la sangre, no solamente es cultura... Es prácticamente todo, hoy en día uno no tiene más que ver la cantidad de asociaciones iberoamericanas de prácticamente ante cualquier cosa.
Hay algo que a mí me interesaría resaltar y es que en un mundo en el que cada vez más se discute sobre las migraciones, donde muchas veces se asocia al emigrante con lo ilícito, con lo ilegal, con el delito y se ponen barreras... yo creo que precisamente el espacio iberoamericano es un ejemplo de cómo las migraciones son extraordinariamente positivas para nuestros países, de cómo los migrantes son favorablemente recibidos en todas nuestras naciones y como la emigración contribuye a crear riqueza.
Creo que si hay una región en el mundo donde no han surgido partidos que tengan como bandera el rechazo al ajeno, el rechazo al diferente, ese es el mundo Iberoamericano y eso es algo de lo que quizás deberíamos presumir más.
Mundo iberoamericano
“Creo que si hay una región en el mundo donde no han surgido partidos que tengan como bandera el rechazo al ajeno, el rechazo al diferente, ese es el mundo Iberoamericano y eso es algo de lo que quizás deberíamos presumir más”.
Cada vez hay más españoles dominicanos. O dominicanos españoles...
Es difícil de cuantificar porque no todos regresan y se registran en el Consulado en Santo Domingo. A fin de cuentas, si regresan están en su país y no sienten esa necesidad. Lo que sí es verdad es que la gente es cada vez más consciente de que debe cumplir con una serie de formalidades que al fin y al cabo en ningún caso le perjudican, y si le beneficia al ciudadano español que se inscribe en el Consulado, en el Registro de Nacionales. Puede y debe inscribir aquellas circunstancias de su vida como el nacimiento, el matrimonio, que debe figurar en el Registro Civil Consular y de ahí ir al Registro Civil Central; la obtención y el uso de pasaportes de gente que viaja habitualmente y, bueno, contar con un pasaporte español además del de su país, puede ser de gran utilidad.
También, es verdad que la población española en República Dominicana se ha incrementado sobre todo en regiones donde no había una gran colectividad como es el caso del Este. El peso de las empresas españolas y la presencia española en el sector turístico hacen también que en la región donde ese sector turístico tiene mayor incidencia haya aparecido una colectividad.
¿Cuál es su nuevo destino?
El destino es Madrid, ya son prácticamente 12 años y medio los que he estado fuera. He estado en tres destinos en este período, y me toca regresar al Ministerio. Creo que es buen momento para hacerlo profesionalmente, pues volver al Ministerio es importante, pues es ahí donde se toman las decisiones, donde uno puede adquirir una visión de conjunto, una visión un poquito más global. Voy a trabajar en el área iberoamericana donde llevo más de 25 años, desde el año 91, cuando precisamente me incorporé al Consulado en Santo Domingo, y desde entonces, no he dejado de trabajar con Iberoamérica. Y espero que mi próximo destino sea también cruzando el charco...
Alejandro Abellán, nuevo Embajador español
“Mi sucesor es Alejandro Abellán, que yo creo que hará una magnífica misión aquí. Viene del área de la Unión Europea y está muy informado, concienzudamente, de nuestras relaciones bilaterales. En el caso dominicano, el relevo se produce cuando el embajador de allá tiene menos tiempo, creo que dos años tenía Aníbal de Castro en Madrid. Aníbal, aparte de mi amigo ha sido un magnífico embajador y realmente sé que en la Cancillería y en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid, están extraordinariamente satisfechos por la labor que ha hecho en estos dos años. Ha impulsado muchísimo las relaciones y ha fomentado la creación de una Cámara de Comercio Dominicana en España.”
Olivo Rodríguez, nuevo Embajador dominicano
“Olivo Rodríguez va a hacer una labor magnífica. Es un hombre brillante, un jurista brillante, es una persona muy próxima al Presidente de la República, por lo cual es bueno también porque va a tener un hilo directo con el Presidente. Eso acerca mucho y te da una gran capacidad de maniobra porque puede transmitir de primera mano las informaciones tanto en una dirección como en otra. Es un hombre que quiere mucho a España, que conoce bien nuestro país y la verdad es que yo le auguro una magnífica Embajada, y que además me tendrá allá para ayudarle en todo lo que necesite.”