(NATIVA103.5FM) Senadores aprueban en segunda lectura proyecto de ley contra lavado de activos y terrorismo (NATIVA103.5FM) Prorrogan por 7 días detenciones en Perú de exgobernador de Cuzco y abogado (NATIVA103.5FM) Presentan en Honduras proyecto de saneamiento del sistema sanitario Licey al Medio (NATIVA103.5FM) Reinaldo Pared pide confiar en proceso de elección de miembros de las altas cortes (NATIVA103.5FM) Matan un teniente de la Policía Nacional y lo despojan de su arma de reglamento (NATIVA103.5FM) Condenan a cinco años de prisión a falsificador de marbetes y comprobantes fiscales (somos) música y noticias las 24 horas. esta pagina es actualizada varias beses al día


-

SANTO DOMINGO. Hay gente ingeniosa y que a veces se complica, preguntando, por ejemplo, ¿por dónde le entra el agua al coco? Usualmente no se cuestionan cómo entra el líquido en la sandía o al melón, pero quizás habrá alguien que lo ha pensado.
Y como las respuestas existen, en Diario Libre se nos ocurrió buscarla, con base en la ciencia. Le hicimos la pregunta a Brígido Peguero, encargado de Taxonomía y Exploraciones del Jardín Botánico Nacional, quien procuró ser didáctico pues reconoce que es un fenómeno raro.
“En República Dominicana se recuerda que era la pregunta más común que se le hacía a un personaje folklórico que asiduamente se encontraba en las instalaciones de la UASD, y que se hacía llamar ‘Profesor Matos Méndez’. Su respuesta era: ‘Por donde mismo se le mete el jugo a la caña’ ”, dice Peguero.
¿Y cuál es la explicación científica?
Vamos por paso. Primero es importante entender que el cocotero, la planta que produce el coco, como todas las plantas vasculares o con tejido leñoso, tiene unos sistemas conductores de agua y nutrientes, explica Peguero.
Prosigue indicando que, tan pronto la plantita se va desarrollando, las raíces, a través de unos “pelos absorbentes”, y mediante un proceso llamado ósmosis, toman el agua del suelo. Entonces los vasos conductores que constituyen lo que se llama xilema, transportan la “savia bruta”, o sea, el agua y los nutrientes, hasta las partes superiores de la planta, donde utilizando la energía solar, la clorofila y el dióxido de carbono (CO2), se produce la fotosíntesis.
En el caso del cocotero, el fruto como tal tiene una parte lisa y dura externa; luego una capa fibrosa, y finalmente una cubierta dura o concha (el llamado “marfil vegetal”) que recubre a la semilla, explica Peguero.

Para curiosos: ¿Por dónde le entra el agua al coco?


SANTO DOMINGO. Hay gente ingeniosa y que a veces se complica, preguntando, por ejemplo, ¿por dónde le entra el agua al coco? Usualmente no se cuestionan cómo entra el líquido en la sandía o al melón, pero quizás habrá alguien que lo ha pensado.
Y como las respuestas existen, en Diario Libre se nos ocurrió buscarla, con base en la ciencia. Le hicimos la pregunta a Brígido Peguero, encargado de Taxonomía y Exploraciones del Jardín Botánico Nacional, quien procuró ser didáctico pues reconoce que es un fenómeno raro.
“En República Dominicana se recuerda que era la pregunta más común que se le hacía a un personaje folklórico que asiduamente se encontraba en las instalaciones de la UASD, y que se hacía llamar ‘Profesor Matos Méndez’. Su respuesta era: ‘Por donde mismo se le mete el jugo a la caña’ ”, dice Peguero.
¿Y cuál es la explicación científica?
Vamos por paso. Primero es importante entender que el cocotero, la planta que produce el coco, como todas las plantas vasculares o con tejido leñoso, tiene unos sistemas conductores de agua y nutrientes, explica Peguero.
Prosigue indicando que, tan pronto la plantita se va desarrollando, las raíces, a través de unos “pelos absorbentes”, y mediante un proceso llamado ósmosis, toman el agua del suelo. Entonces los vasos conductores que constituyen lo que se llama xilema, transportan la “savia bruta”, o sea, el agua y los nutrientes, hasta las partes superiores de la planta, donde utilizando la energía solar, la clorofila y el dióxido de carbono (CO2), se produce la fotosíntesis.
En el caso del cocotero, el fruto como tal tiene una parte lisa y dura externa; luego una capa fibrosa, y finalmente una cubierta dura o concha (el llamado “marfil vegetal”) que recubre a la semilla, explica Peguero.